domingo, 22 de mayo de 2022

¿Por qué nos deprimimos?

 

Hay un origen como en todo estado de ánimo o enfermedad mental. Tras la experiencia clínica de treinta años practicando como médico el psicoanálisis, observo que el concepto de “pérdida” juega un papel fundamental en el origen y causa de un estado triste y deprimido hasta la eclosión de una depresión. 

Toda pérdida produce una falta, algo que se desgarra del yo, una herida que no sólo duele sino que tarda tiempo en curarse. 

 

Cuando un niño, adolescente o adulto no tiene capacidad suficiente para sustituir aquello que ha perdido, el dolor por la pérdida no solo se prolonga, sino que se melancoliza, es decir, la persona añora lo perdido y lo nuevo que aparece no logra compensar la pérdida. De ahí lo importante que es entender el concepto de narcisismo, ya que aquello que un niño, adolescente o adulto pierde es algo que estaba muy ligado a su yo, es decir, formaba parte de él y perderlo supone un desgarro en el yo, una herida narcisista que no siempre logra cerrarse y es a lo que debemos prestar atención.

 

No sólo la pérdida de personas nos produce dolor, sino la pérdida de una situación laboral, vital, familiar, amistad, ideales, juventud, objetos.. digamos que en el transcurso de nuestra vida estamos permanente sufriendo pérdidas. A veces mas y a veces menos pero toda pérdida supone una pérdida de una parte de nuestro yo. 

 

Cuando por circunstancias que hay que personalizar no se puede compensar la pérdida con otra nueva adquisición, el yo de la persona comienza a mostrarse débil, con dificultad para mostrar interés por nuevos aspectos de la vida. Decimos que la sombra de lo perdido ha caído sobre el yo y este vive en añoranza, en melancolía, pena, dolor y tristeza por lo perdido, por el recuerdo de lo mismo, por no volverlo a tener. 

 

Este profundo recuerdo de lo perdido que no deja de atormentar al yo, le sume en una profunda tristeza que de no superarla, le llevará a una depresión.  

domingo, 8 de mayo de 2022

Primeros signos de que me estoy deprimiendo

 Lo más básico es observar que comienzas a tener desgana por las cosas. Te da pereza levantarte, cocinar, arreglarte, trabajar ir al gym, salir con los amigos. Sobre todo la falta de ganas. A partir de ahí observamos que la persona comienza a postergar las cosas o directamente no las hace o le da igual hacerlas que no hacerlas. Con estos signos tan básicos ya debemos sospechar que la persona está comenzando a gestar un estado de ánimo depresivo. 

Ayer unas compañeras en una cena me preguntaban sobre cómo se generaba una depresión y yo, después de treinta años de experiencia clínica les dije que es una suma de pérdidas acumuladas durante toda la vida que no ha quedado superadas, es decir, cada vez que hay una pérdida en nosotros, aparece el sentimiento de falta. Toda falta produce un duelo, desde perder una muñeca en la infancia, terminar la universidad, finalizar un trabajo que nos gustaba, hasta la pérdida de familiares, todo son pérdidas que nos genera una huella de falta. Hay un proceso que hablaremos en próximos videos y es el duelo. El duelo aparece siempre ante cualquier cosa que perdamos, ante cualquier cosa que perdamos y si dicho duelo no se hace correctamente,  ese dolor que acompaña a toda falta perdura y nos genera un estado melancólico que ya sería la base de una depresión. 

domingo, 1 de mayo de 2022

¿Por qué somos supersticiosos?

La persona supersticiosa es aquella persona que interpreta sucesos que ocurren espontáneamente como presagios de algo bueno o malo que puede ocurrirle. Vamos a centrarnos en el carácter mas común del supersticioso que es observar señales que le hacen presagiar algo malo del futuro. 

Un gato negro, cruzar por debajo de una escalera, dejar unas tijeras abiertas, derramarse sal, olvidarse de algo importante, presenciar un accidente, etc, son señales que la persona toma como presagio de un peligro futuro que puede sucederle. 

 

Para el psicoanálisis, este tipo de pensamiento, no deja de ser una proyección de algo interior pero que la persona supersticiosa no logra descifrar y lo interpreta como algo negativo que puede suceder. Por lo tanto, hablamos de un desplazamiento al mundo exterior de un miedo interior. 

 

Este tipo de pensamiento data desde el comienzo de la Humanidad. Decimos que la persona tiene una oscura percepción de algo psicológico que no logra entender y lo expresa a través de una realidad sobre natural cuando para nosotros que conocemos el funcionamiento del aparato psíquico, hablamos de la psicología de lo inconsciente que hay en nosotros. 

 

Cierto es que el supersticioso y el paranoico tienen algo en común, ambos proyectan y desplazan a la realidad cosas de su propio interior. 

 

Estudiando a las personas de pensamientos obsesivos, vemos con claridad que la superstición es originada por sentimientos hostiles y crueles reprimidos. 

 

Por lo tanto, la superstición es en gran parte un temor a las desgracias futuras y aquellas personas que frecuentemente desean el mal a otras pero que a consecuencia de una educación orientada a la bondad han reprimido tales deseos, rechazándoles hasta lo inconsciente, el temor que tienen es a un castigo a su maldad inconsciente y que les suceda alguna desgracia que venga de la realidad. 

 

sábado, 28 de agosto de 2021

Peleas entre hermanos. Análisis Psicoanalítico

Las peleas entre hermanos es un hecho que sucede en la infancia y con normalidad perdura durante la adolescencia, la edad adulta y incluso la madurez. No son muchos los componentes que influyen en una mala relación entre hermanos. Los primeros sentimientos básicos que parecen suelen ser los celos y la envidia. El nacimiento de un nuevo hermano, un destronamiento, una actitud rivalizadora que aparece de los hermanos pequeños hacia los mayores y viceversa, pueden originar conflictos emocionales que hagan que le relación entre ellos de manera inmadura quede tocada por los celos y envidias infantiles que sintieron en la relación con los padres. Desde una preferencia por parte de los mismos hacia un hijo o simplemente una atribución imaginaria a que un hermano es mas querido que otro, puede desencadenar los celos y hacer que la relación entre ellos quede tocada por la agresividad que conlleva los celos y la envidia. 

Otro aspecto y quizás uno de los mas importantes que pocas veces se piensa, ya que suelen ser un contenido inconsciente de características eróticas y amorosas entre hermanos, es la existencia de deseos sexuales que se despiertan espontáneamente durante la etapa infantil originados por compartir el baño o la convivencia en casa desnudos. También hay que señalar que los hermanos, debido a juegos entre ellos y con otros niños, se les despierta accidentalmente el deseo sexual entre ellos y suelen caer en relaciones eróticas o sexuales que acentúan la atracción entre los mismos. Las consecuencias de este tipo de deseos sexuales y amorosos, es importante analizarla, ya que cuando la fijación sexual o amorosa es muy fuerte entre hermanos suele condicionar las relaciones de pareja futura. Una intensa fijación de una hermana hacia un hermano puede producir que las relaciones con los hombres no sean suficientemente fructíferas, ya que la hermana o el hermano a quien desea y ama inconscientemente es al hermano o hermana. Pueden darse incluso combinaciones homosexuales. Hermanas que se quieren y desean entre ellas y hermanos también. Este tipo de sexualidad y amor, de características incestuosas, tiende a reprimirse en cuanto los hermanos descubren que aquello no está bien y puede quedar reprimido con las consecuencias futuras que tendrán en sus elecciones de pareja y dicho amor puede transformarse en odio y el deseo sexual en rechazo. Entonces aparecer una fuerte agresividad entre ellos que no deja de ser un mecanismo de defensa frente al deseo sexual/amoroso que hacia el otro hermano existe a nivel inconsciente. Por lo tanto, debemos saber que detrás de un fuerte odio o rechazo, suelen esconderse un deseo inconsciente sexual infantil de características incestuosas que se haya reprimido y para evitar su aparición, se transforma en todo lo contrario. 

sábado, 7 de agosto de 2021

El trastorno obsesivo y el toc religioso (3ª parte )

Pero llega un momento en que los actos protectores y los ceremoniales no son suficientes contra la tentación y entonces surgen las prohibiciones, para alejar la situación en que la tentación se produce. Por lo tanto, las prohibiciones, constituyen a los actos obsesivos. 

 

El origen de la religión está basada igualmente en la renuncia a determinados impulsos instintivos: instintos egoísta, antisociales y sexuales. Frente a la tentación, el creyente siente culpa y a la vez angustia bajo la forma del temor a un castigo divino. 

La recaídas en el pecado son parecidas tanto en el religioso como en el toquiano y sirven de nuevo para comenzar sus actos rituales así como su penitencia.

 

Un rasgo del toquiano es que los ceremoniales se adhieren a los actos más nimios de la vida cotidianas y se manifiestan con restricciones absurdas de los mismos. 

 

En la neurosis obsesiva existe un mecanismo de desplazamiento de manera que se desplaza desde algo importante a algo menor o absurdo. De ahí que cosas aparentemente insignificantes que angustian al toquiano, esconden o están en conexión con lo verdadero importante. 

 

En el toc religioso, el toquiano tienes pensamientos obscenos e insultos contra las personas sagradas pero detrás de las mismas se esconde un desplazamiento de la vida del mismo. La Iglesia representa la casa, Dios, representa al padre, la Virgen a la madre y Jesucristo bien al hermano o al padre. Entonces, cuando el toquiano insulta a unos de los personajes divinos a quien insulta realmente es los personajes de su familia. 

Normalmente el toquianos a parte de creyente suele ser muy moralista y antes que aceptar que tiene pensamientos impuros hacia el padre, la madre o los hermanos, lo desplaza hacia las figuras religiosas transformándolo en lo contrario: detrás del insulto lo que se esconde es el deseo inconsciente hacia los familiares, algo que un toquiano jamas se atrevería a escuchar y menos aceptar de sí mismo. Por lo tanto, el toc religioso es una manifestación de los sentimientos y deseos ambivalentes que el toquiano siente hacia su familia pero que jamás lo aceptaría y el toc surge como una solución para expresar sus pensamientos pero disfrazados de lo contrario y desplazados hacia las figuras religiosas. 

 

 

 

 

domingo, 25 de julio de 2021

El trastorno obsesivo compulsivo y las prácticas religiosas. toc religioso (2ª parte )

Los actos obsesivos se hallan al servicio de intereses de la personas y se expresan cargados de afectos y pensamientos que se encuentran reprimidos en lo inconsciente.

Una mujer había desarrollado un toc tras separarse de su marido y había cogido la costumbre obsesiva de sentarse en un sillón determinado pudiendo pasar horas sentada en él. El sillón era para ella un símbolo del marido, al cual tres años después se seguía manteniendo fiel. La explicación a su obsesión fue: “Es tan difícil separarse de algo (hombre-sillón) en el que ha estado una sentada.”

Todos los actos obsesivos guardan un sentido y pueden ser interpretados. Al igual que los ceremoniales pero la persona los hace sin saber cual es la significación de los mismos. Solo con el tratamiento psicoanalítico podemos encontrar su sentido. 

 

La persona que padece obsesiones y prohibiciones, se comporta como si se hallara bajo una conciencia de culpabilidad pero de la cual no sabe lo mas mínimo. Esta conciencia de culpabilidad tiene su origen en acontecimientos antiguos de lo que se siente culpable y de ahí que tenga angustia de que puedan pasarle desgracias, como si de un castigo se tratara. 

 

Cuando realiza el ceremonial la persona tiene conciencia de que si no lo hace, ocurrirá alguna desgracia, bien a él o alguna persona querida pero no sabe exactamente qué tipo de desgracia ocurrirá. Por lo tanto, el ceremonial en el toc se realiza como un acto de defensa, de aseguramiento o como una medida de protección.

 

El toquiano tiene culpa y en algo siente que ha pecado, de ahí que comienza sus manias obsesivas como si fueran rezos y tiene una significación de buscar el perdón y a la vez de protección de que no ocurra algo malo. 

 

Sin saberlo, el toquiano tiene reprimido un impulso instintivo generalmente de naturaleza sexual que el algún momento estuvo en su conciencia y luego lo reprimió. Pero no termina de estar seguro de que dicho instinto lo pueda mantener reprimido y tiene temor a que aparezca en su conciencia de nuevo. 

 

El toquiano vive ese instinto o deseo como una tentación ante la cual puede volver a caer y se apodera de él una angustia expectante, es decir, tiene temor de volver a caer en la tentación y realizar el deseo sexual reprimido pero que a su vez tanta culpa le da. 

 

La fuerza de este impulso o dese sexual puede ser tan grande que a toquiano le cuesta cada vez mas mantenerlo reprimido pero tiene que hacer algo para equilibrar o tratar de que ese instinto reprimido no aparezca en la conciencia. Por lo tanto, los actos ceremoniales y obsesivos nacen así en parte como defensa contra la tentación de volver a caer y también como protección contra la desgracia esperada por sentir que va a ser castigado por lo que desea llevar a cabo. 

 

 

 

domingo, 18 de julio de 2021

Trastorno Obsesivo Compulsivo y las prácticas religiosas ( Toc religioso ) ( parte 1 )

Existe un parecido entre los llamados actos obsesivos y las prácticas religiosas. Las personas que desarrollan actos obsesivos, ceremoniales y que sufren de representaciones o impulsos obsesivos pertenecen a una unidad clínica, llamada neurosis obsesiva. 

Un ceremonial obsesivo consiste en pequeños manejos, restricciones, arreglos que se ponen en práctica, siempre de la misma forma o  con pequeñas modificaciones en determinados actos de la vida cotidiana. La persona se muestra incapaz de suspender dicha ejecución y toda infracción del ceremonial, le hace desarrollar una angustia intolerable que le obliga a rectificar y a desarrollar de nuevo al pie de la letra el ceremonial. El ceremonial puede complicar, dificultar y retrasar por ejemplo, el vestirse, el desnudarse, el acostarse o la satisfacción de necesidades básicas. Una persona antes de acostarse, tenía que colocar la silla en una posición determinada, poner encima de ella sus vestidos, doblados de determinada forma y según un cierto orden remeter la colcha por la parte de los pies, estirar perfectamente las sabanas, luego colocar las almohadas de determinada posición y adoptar al echarse una cierta postura, solo así podía conciliar el sueño. 

 

Lo minucioso del ritual y la angustia que produce cuando no se hace exactamente, hace que el ceremonial tenga un carácter sagrado. La persona soporta mal cuando tiene que retrasar el ceremonial y nunca hay personas delante cuando lo ejecuta. 

 

Cualquier actividad puede convertirse en acto obsesivo y lo que comprobamos que los actos obsesivos proceden siempre de un ceremonial. La persona siente que hay cosas prohibidas que no puede hacer y que solo haciendo un ceremonial, puede llevarlas a cabo. Es normal observar que tanto las obsesiones como las prohibiciones se hacen sobre actividades solitarias y nunca las hace frente a los demás. Por eso que muchas personas que padece toc, son capaces perfectamente de cumplir sus deberes sociales durante el día y luego en soledad le pueden dedicar horas a sus obsesiones. 

 

Existen similitud entre el ceremonial del obsesivo con los actos sagrados del rito religioso.  En ambos hay un temor en la conciencia en caso de olvido y que no se haga de manera concienzuda. Pero mientras que los detalles del ceremonial religioso tienen un sentido y una significación simbólica, los ceremoniales del toc parecen insensatos y absurdos. El trastorno obsesivo parece en este punto una caricatura a veces cómica y a veces triste de una religión privada. 

Sin embargo, esta diferencia entre el ceremonial neurótico y el religioso, desaparece en cuanto el psicoanálisis nos hace comprender los actos obsesivos. (continuará)