martes, 13 de enero de 2009

COMO SER UNA MADRE CASI PERFECTA (VI)

A mi nunca me han querido lo suficiente.

Esta frase, que todos hemos oído o pronunciado alguna vez, suele expresar generalmente una circunstancia de nuestra realidad familiar o de pareja, vivida como carencia afectiva y emocional. Salvo casos específicos o muy concretos de alta conflictividad dentro de su seno (hijos no deseados, delincuencia, maltrato familiar) se considera una apreciación SUBJETIVA, dado que no se puede medir ni verificar objetivamente que significa recibir poco o mucho amor de los demás. Por regla general, esta aseveración acerca de la realidad no deja de manifestar más que un sentimiento – universal - neurótico infantil, cuya base inconsciente son los celos padecidos por el niño y la niña durante dicha época, hacia la figura de la madre, del padre o de los hermanos. Sin embargo, debemos tener en cuenta que los celos infantiles pueden durar toda la vida y ser la causa inconsciente de los reproches que dirigimos a nuestra pareja acerca de su falta de amor o de cariño.
“ Mis padres nunca me quisieron lo suficiente.” pero ¿ qué es suficiente.? ¿dónde está, en el niño, el punto de equilibrio entre lo que es para él necesidad de amor y demanda-voracidad de amor ?. Para un niño, nunca será suficiente el amor que reciba de sus padres y siempre se sentirá amado de menos debido a su naturaleza egoísta: todo lo quiere exclusivamente para él. Entonces, cuando tiene “ la desgracia “ de tener que compartir el amor de sus padres con el resto de sus hermanos, el sentimiento de carencia afectiva se acentúa aún más. Por tanto, si de adulto sigue experimentando dicha sensación, debe pensar que tiene que ver con una situación de celos infantiles que aún no ha podido resolver.
Si pudiéramos ser realmente objetivos y capaces de dejar de lado esos celos , comprenderíamos que la prueba mas verdadera de haber recibido todo el amor necesario es que hemos vivido hasta el momento presente, lo que significa que nos procuraron los cuidados suficientes para que no muriéramos.
Cuidar, educar y dejar que un hijo se desarrolle con la mayor libertad ideológica y de juicio posible, es la mas grande prueba de amor que unos padres pueden dar. . Todo lo que se pida más allá de esto, podemos considerarlo como DEMANDA NEUROTICA.

¿ Qué debes hacer.?

Una madre NUNCA debe olvidar que su hijo va a considerar que TODO LO QUE LE DA SIEMPRE ES POCO . Por lo general, la voracidad infantil suele ser así de extrema.
Cuando te haga referencia a que no le quieres lo suficiente, debes considerar que está atravesando por una situación de celos generada en su relación con el padre o con algún hermano.
Tienes que hacerle entender, poco a poco y día a día , que hay que aprender a compartir el amor con los demás y que los otros – familiares, amigos y pareja- tienen el mismo derecho que él a ser queridos.