viernes, 25 de octubre de 2013

REFUGIARSE EN LA ENFERMEDAD MENTAL



Un gran número de personas, situados frente a conflictos y cuya solución se les hacía demasiado difícil, se han refugiado en la enfermedad, alcanzando con ella ventajas que no se pueden negar aunque demasiado caras a la larga. ¿Quñe ocurre cuando estas personas, frente al psicoanálisis hablen y se den cuenta que ya no pueden huir ni refugiarse en su enfermedad, viendo que no les queda mas remedio que curarse?
Tendrían que reconocer los instintos, las pulsiones, sus deseos dominantes, afrontar el conflicto y combatir o renunciar a los deseos inconscientes que por intolerables a la conciencia, les ha supuesto un conflicto que les ha hecho enfermar.
Pero vamos a descartar algo, ya que los psicoanalista no somos fanáticos higienistas o terapeutas que vamos por la vida queriendo salvar a todo aquel que sufra de una enfermedad mental. Si se teme al psicoanálisis es por su poder terapeútico pero bien es cierto que el psicoanálisis sólo es efectivo con todo aquel que está dispuesto a afrontar su conflicto y resolverlo, aunque para ello tenga que renunciar a las ventajas de ser un enfermo.
El psicoanálisis ha demostrado que no es idealista ni tiene afan de curar a todo aquel que padezca de una dolencia del alma. Es más, el psicoanálisis viene a dar cuenta que la curación de una enfermedad neurótica puede incluso no ser beneficioso para el enfermo. Muchas personas se preguntarán que si bien, liberar a una persona de todo aquello que la impide ser feliz, ¿cómo no va a ser beneficioso? Muchas de las personas que se refugian en la enfermedad no resistirían el conflicto que les supondría estar bien frente a la familia o la sociedad. Sucumbirían rápidamente o incluso serían capaces de causarse algún daño más grave para volver a recuperar su estatus de enfermo, por lo tanto, el intento de curación serína más nocivo que su propia enfermedad neurótica.
De aquí definimos, que el psicoanálisis no tiene intención de curar, ya que estaría faltando el respeto al enfermo pues no sabemos, aunque acuda a psicoanalizarse, si su deseo es o no curarse. Por lo tanto, el curarse, es algo secundario para el psicoanálisis, es más, al psicoanalista no le tiene que importar si el paciente quiere o no quiere curarse. Al psicoanalista, solo debe interarse psicoanalizar al paciente, es decir, hacer entender la relación que existe entre su enfermedad y sus deseos o impulsos inconscientes, causantes del conflicto moral con su yo, que lo ha llevado al desearrollo de una enfermedad mental para defenderse de si mismo. Por lo tanto, cuando una persona enferma o con problemas acude al psicoanálisis, el psicoanalista no tomará la decisión de su curación, sino que será el propio paciente, quien en el proceso de su psicoanálisis, al ir entendiendo poco a poco  el conflicto que le llevó a enfermar, en ese camino hallará su propia curación.