sábado, 31 de mayo de 2014

La solución a su problema mental. Terapia psicoanalítica.

La terapia del psicoanálisis se considera hoy día la terapia más avanzada para resolver los conflictos dentro de la mente.
Absolutamente todos los problemas mentales son conflictos entre la parte consciente –yo- de la personalidad y la parte inconsciente.
El síntomas, el malestar, el agobio, la obsesión, la tristeza, la inseguridad se manifiesta en el –yo o conciencia- de manera que algo ajeno al yo se acaba poniendo en la conciencia y eso produce un malestar significativo que origina lo que podemos llamar el problema o trastorno mental.
El psicoanálisis, como técnica terapéutica, analiza el conflicto entre ambas instancias ( conciencia e inconsciencia ) para así poder llegar a un entendimiento de aquello que está perturbando al yo o conciencia.
A diferencia de cualquier otra técnica terapéutica ( conductismo, psiquiatría, etc..) el psicoanálisis trabaja sobre el origen de lo que provoca el malestar o trastorno, algo que no hace la psicología conductual.
Cuando la persona es capaz de encontrar el lazo que une su dolencia consciente con aquello inconsciente que lo ha originado, se produce el desenlace positivo  y la persona siente el alivio de dicho entendimiento.
¿Y por qué si el psicoanálisis es cien por cien efectivo, muchas personas no recurren a él como técnica de curación o sanación?
La respuesta guarda relación con que muchas personas que dicen sentirse aquejadas de una dolencia mental, suelen ser falso, es decir, son neurosis de renta. Una neurosis de renta es hacer uso de una dolencia mental. Muchas depresiones, son faltas depresiones, así como muchos trastorno obsesivos son neurosis histéricas, de manera que la persona que dice de padecerlos, de manera inconsciente o casi consciente hace uso de ella para obtener una pensión o ejercer un dominio emocional sobre las personas cercanas.

Cualquier enfermedad puede convertirse en una neurosis de renta siempre que la persona le de un uso. Y claro está, si se le da un uso, la persona por lo tanto no se quiere curar. Causa por la cual no quieren acudir a psicoanalizarse, porque se descubriría la verdad.