domingo, 29 de noviembre de 2009

EL COMPLEJO DE INFERIORIDAD

El complejo de inferioridad, lo podemos definir como un sentimiento que la persona experimenta en el comienzo de la adolescencia y que puede extenderse a la edad adulta. Puede perdurar como síntoma y condicionar muchos aspectos de la vida de una persona. Este sentimiento se caracteriza mayormente por inseguridad a la hora de tomar decisiones, ya sean con el trabajo, los estudios, el amor, etc… Podemos decir que no es un trastorno de la personalidad, porque una persona puede sentirse inferior en uno o varios aspectos de su vida. Inferioridad en la pareja, sentirse menos que el otro, inseguridad en el trabajo, creyendo que no va a poder desarrollarlo, inseguridad en las relaciones, donde la persona cree que no va a caer bien o que va a ser juzgado. Digamos que es un sentimiento donde el sujeto siente que algo de él mismo le hace vivir la realidad desde una perspectiva que no es la realidad verdadera. El psicoanálisis viene a mostrar que el sentimiento de inferioridad, consiste en la existencia de una parte de la personalidad infantil que no ha madurado y que se sigue manifestando en la edad adulta como cuando de niño se trataba. Da la sensación de que estás personas se han quedado atrasadas en el tiempo y viven la vida como la sentían cuando eran jóvenes. El psicoanálisis lo que hace es ajustar este desfase entre la personalidad infantil y la adulta, transformando así el sentimiento de inferioridad en un sentimiento de seguridad.