domingo, 23 de octubre de 2011

PSICOANALISIS PARA ADOLESCENTES


La adolescencia supone la entrada en una etapa de la vida donde las exigencias sociales y familiares se acentúan hacia la figura del adolescente. Después de un periodo más o menos amplio de latencia, la sexualidad hace eclosión y puede llegar a abarcar el cien por cien del interés del adolescente, hasta el punto que los estudios y el comportamiento dentro del ámbito familiar es lo que mas se perturba. Cuando hablamos de sexualidad nos referimos a dos aspectos: por un lado el afectivo y por otro lado el genital. El adolescente tiene que pasar por un proceso de separación de la familia para poder acceder al mundo. A veces dicha separación se produce de manera brusca y violenta pero que no deja de ser un modo de poder llevar a cabo esta separación. Muchos padres no comprenden cómo sus hijos pueden dan un cambio tan grande y pasar de ser pacíficos, ordenados y obedientes a todo lo contrario. En el adolescente, son muchas las cosas del mundo que comienzan a llamarle a atención. Las relaciones con las chicas, con los chicos abren un mundo nuevo y fascinante de sensaciones y emociones mucho mas atrayentes que las que puede ofrecer la familia y quiere vivirlo. Sin embargo, el modo a veces no es el adecuado, porque impera en el él los instintos más básicos como son los sexuales y dicho instinto les hace ser impulsivos llegando a perder a veces el sentido de la realidad. Quieren vivir la vida a su manera, sentir la sexualidad en su esplendor, rebelarse contra aquello que consideran normas imperantes. Digamos que es cuando más necesitan límites que deben ser puestos por los padres a través de las palabras. Muchos padres no lograr ser efectivos con el diálogo y hacen uso de castigos mas o menos efectivos, pero lo que no terminan de ver es que ese adolescente necesita algo diferente de los padres y es un trato mas adulto, con todas y cada una de sus consecuencias. Si al adolescente le cuesta ingresar al mundo de los adultos, a los padres les cuesta aceptar que el hijo está creciendo y hay algo de su función que tiene que ser modificada, pues ya no pueden vivir la relación con el mismo como la venían viviendo. En dicha aceptación se juega la integración social del adolescente y a la vez la liberación de ciertas cadenas afectivas familiares que pueden llegar a entorpecer su desarrollo psicoemocional. El psicoanálisis es una terapia adecuada para un adolescente pues le da un enfoque más humano y civilizador a las cuestiones psíquicas que recién aparecen en la mente del adolescente y que por falta de herramientas, el mismo no sabe cómo gestionar.