lunes, 10 de octubre de 2016

¿ SE VIVE MEJOR SIENDO UN IGNORANTE?

“Voraz como un niño, nunca es feliz porque siempre quiere mas. Una persona que no sabe lo que quiere, siempre quiere y quiere mas”. ( Miguel Oscar Menassa)

Si algo percibe el psicoanálisis, es la relación conflictiva que la persona tiene consigo misma.

El psicoanálisis ( análisis de la psiquis ) define neurosis como un mecanismo mental cuya consecuencia es la de apartar a la persona de la vida real, El neurótico se aparta de la realidad o de un fragmento de la misma porque se le hace intolerable. Sufre por INADAPTACIÓN, por no poder incluirse en la realidad.
extrañándole de la realidad.

Lo que perturba a la conciencia se debe a la aparición de exigencias- deseos imperiosos- de necesidades internas que tendemos a reprimir pero a veces supera su fuerza a la capacidad represora y es cuando la persona enferma mentalmente.

El método psicoanalítico nos aporta el saber necesario para poder atravesar la censura que existe en todos nosotros y ver qué deseos son los que tiene la persona que le dificultan su desarrollo adulto.

Esto muestra la enorme distancia que existe entre el yo y reconocer lo que es de uno propio. Por que lo que nos dificulta toda posibilidad de cambio es NO PODER RENUNCIAR A NUESTROS DESEOS INFANTILES.

¿Nos hemos dado cuenta que una representación, una imagen, una idea, un recuerdo, un sentimiento pueden aparecer de repente en la conciencia, desaparecer de ella de manera inmediata y aparecer de nuevo tras un intervalo de tiempo sin modificación alguna.?

¿Que no hace falta que percibamos nada para que vengan a nuestra conciencia recuerdos que luego desaparecen y que vuelven a aparecer tras un tiempo?

¿Dónde se hallan esas representaciones para que aparezcan y desaparezcan habiendo intervalos de tiempo de por medio?


Nos dice Freud, que para explicar este hecho, “nos vemos obligados a suponer que durante este intervalo- que puede ser horas, días, semanas, años- se hallaban latentes en algún lugar de nuestro espíritu, es decir en nuestro aparato psíquico, en una parte que denominamos inconsciente.” ( continuará )