domingo, 3 de mayo de 2015

Hijos Adolescentes Rebeldes (1)

Hay un pasaje común a todo humano, que es pasar de niño animal, es decir, dependiendo totalmente de los padres, a niño humano, donde comienza la futura independencia emocional.

No olvidemos que cuando nacemos, la dependencia con la figura de los padres, especialmente con la madre es absoluta, en el sentido que la vida del niño depende de la madre, de su deseo, de sus ganas porque su hijo viva. El niño no habla y las necesidades las muestra a través de la inquietud y el llanto. La madre piensa que ahora necesita comer, ahora dormir, ahora que lo mezan… podemos decir que hay una total dependencia niño madre sin la cual no podría el niño vivir.

Según madura el niño, comienza a emitir ruidos, pequeños signos que van señalando a la madre sus necesidades y cuando comienza a hablar, el niño pide lo que necesita.
En este pasaje de la necesidad mas absoluta hasta las primeras demandas del niño, se constituye una parte de su futura personalidad. Según la dependencia de la madre con el niño, así será luego la independencia del menor.
Cuando la madre es muy dependiente del niño a este le costará mas su independencia emocional y cuanto menos sea dicha dependencia, el pasaje de niño a adolescente, le será mas fácil y menos conflictivo.

Cuando hablamos de niños rebeldes, tenemos que matizar varios aspectos y tendremos que dedicar varios artículos para diferenciar que no todas la rebeldías son iguales.
Hay rebeldías que son modos de venganza en el menor hacia la figura de uno o ambos padres. Esta rebeldía está ocasionada por el sentimiento de los celos, bien hacia uno de los padres o hacia los hermanos. La agresividad, la violencia, no deja de ser manifestaciones de un poderoso sentimiento de los celos.
Existe también la rebeldía de la separación, es decir, un hijo que habiendo sido muy dependiente emocionalmente de sus padres, manifiesta una rebeldía progresiva que será el modo en que pueda separarse emocionalmente de sus padre.
Capítulos aparte serán los hijos que caen en la droga y suele ser por un sentimiento depresivo melancólico.  ( continuará )