viernes, 1 de noviembre de 2013

ANALISIS DE UN CASO DE FOBIA INFANTIL



La fobia de Juanito ( 7 años )  es a los caballos, se niega a salir a la calle porque le dan miedo los caballos. ¿Cuál es su síntoma? ¿Son los caballos la razón de su miedo y el objeto de sus temores?¿Qué es lo que le impide moverse libremente?. El miedo a los caballos sería el síntoma y la incapacidad de salir a la calle, un fenómeno de inhibición, una restricción que el “yo” de Juanito le impone para no despertar el síntoma de angustia. No se trata de un miedo indefinido a los caballos, sino precisamente un temor angustioso a que un caballo le muerda. El trabajo psicoanalítico hecho sobre este caso, fue revelando que Juanito, dominado por el complejo de Edipo, se hallaba en una situación de celos y hostilidad con respecto a su padre, al que, sin embargo, quiere entrañablemente, en cuanto no entra en consideración la madre, causa de su discordia. Nos encontramos ante un conflicto de ambivalencia: amor y odio, ambos justificados, con respecto a una misma persona. Su fobia tiene era una tentativa de solución de este conflicto. Tales conflictos de ambivalencia en los niños, son muy frecuentes y su desenlace normal es que el impulso cariñoso se intensifica con respecto al impulso hostil que de un modo u otro, queda reprimido y desaparece.  Decímos que la hostilidad y el odio, han sucumbido a la represión por una formación reactiva ( amorosa ) en el yo. Sin embargo, en el caso de Juanito, dicha formación reactiva amorosa contra sus impulsos hostiles y odiosos hacia su padre, no lograron la efectividad necesaria para que no queda afectado por dicha ambivalencia, que como sabemos, todos los conflictos de ambivalencia, pueden tener diversos desenlaces. En el caso de Juanito, el impulso instintivo  que reprimió fue el impulso hostil contra el padre. El psicoanálisis nos permitió investigar sobre el origen de la idea del caballo agresor. Juanito, había visto una vez caerse un caballo y en otra ocasión caerse y herirse uno de sus infantiles amigos con el que jugaba a los caballos. La hostilidad de Juanito, no hizo pensar que había en él un deseo de que el padre se cayera y se hiriese como el caballo y como el compañero de juegos. Un impulso así, equivale a la intención de suprimir al padre de su vida, ya que era un obstáculo al amor único de la madre. ¿Qué ocurre? Que Juanito teme la venganza del padre  y surgió en él un estado de angustia temerosa con respecto al mismo, totalmente análoga al miedo de Juanito a que un caballo pudiera morderlo.  Lo que hace neurótica esta reacción de Juanito, es la causa de su enfermedad. Ya que Juanito, sustituye el miedo al padre por el miedo a que un caballo le agreda. Este desplazamiento permite a la vez que Juanito siga queriendo a su padre y a la vez temiéndole pero desplazando dicho temor a la figura de un caballo. Este desplazamiento es lo que puede calificarse de síntoma. El conflicto ambivalente de amor-odio que Juanito tenía, no queda resuelto en la figura del padre, sino desplazado a la figura del caballo, de manera que el mecanismo de las fobias consiste en desplazar uno de los dos impulsos que lo integran sobre una persona distinta o sobre un objeto sustitutivo.
Los terrores infantiles, los miedos, la inseguridad a ciertas situaciones, las múltiples fobias a los espacios cerrados, abiertos, insectos, animales, etc… que se dan tanto en niños como en adultos, tienen todas ellas el mismo mecanismo de formación. Las fobias del adulto, no dejan de ser fobias infantiles que han logrado llegar hasta la edad adulta y los conflictos ambivalentes de amor, odio, deseo hacia alguna de las figuras de la familia, queda desplazado hacia el objeto o persona de la fobia.
El psicoanálisis, trabaja la parte inconsciente de la personalidad y es capaz de hallar el mecanismo de la fobia a través de desintegrar o analizar el síntoma, mediante la asociación con los elementos afectivos existentes en la parte inconsciente de la personalidad.