jueves, 24 de octubre de 2013

LAS VENTAJAS DE SER UN ENFERMO MENTAL


Las psiconeurosis son satisfacciones sustitutivas deformadas de instintos cuya existencia tiene que ocultar el sujeto a los demás e incluso a su propia conciencia. La existencia de las neurosis, de los trastornos mentales reposa en esta deformación y este desconocimiento. Con la solución del enigma planteado y la aceptación de la misma por el enfermo, queda incapacitada para seguir manteniéndose en el sujeto, estos estados patológicos. Los trastorno mentales, guardan relación con la existencia de impulsos, deseos, que la persona bajo los síntomas de su enfermedad, tratará de ocultar -pero de manera inconsciente-, socialmente se sabe que detrás de un trastorno mental se esconde una actitud contraria a la buena voluntad del paciente. Así por ejemplo, una exagerada ternura angustiada, encubre un odio inconsciente. La agorofóbia, delata ambiciones defraudadas y los actos obsesivos, representan reproches y medidas de seguridad contra los propios propósitos malignos. Los demás, familiares o extraños, a los cuales se les quiere ocultar mediante la enfermedad sus procesos anímicos inconscientes, conocen perfectamente –pero de manera inconsciente- el sentido general de sus síntomas, advirtiendo que su trastorno patológico puede ser interpretado en el acto por todos-pero de manera inconsciente-. Solamente, la ventaja de la enfermedad, es una condición que existe cuando el ambiente personal o familiar del enfermo facilita la permanencia de la enfermedad. ¿Quiero esto decir entonces que la propia familia o la propia pareja del enfermo apoya la enfermedad del mismo? El Dr. Miguel Menassa, comenta que dentro de una familia, el sujeto que enferma no es exactamente el mas enfermo de dicha familia, pero sí el más débil, el cabeza de turno elegido por la familia para que enferme. De manera que la existencia de un enfermo mental dentro de una familia no deja de ser más que el escaparate de todos los enfermos que hay dentro de la misma, por lo tanto, este tipo de pacientes, tanto ellos como la familia, suelen oponerse a la terapia del psicoanálisis para evitar la curación y, el desenmascaramiento de toda una problemática familiar que suele ocultar tras la enfermedad de uno de sus miembros. Por lo tanto, INTERESA que la persona siga enferma. Su enfermedad es un alivio para el resto de los componentes familiares. Y de ahí, el beneficio o la ventaja de hallarse enfermo. De hecho, este tipo de personas, tanto ellos como sus familiares, se encargan de buscarse los peores especialistas para no hallar nunca la solución al problema y optan por cronificar la situación del enfermo bien ayudando a enfermar más al enfermo o anularle mediante el uso de medicación.