martes, 6 de noviembre de 2012

LA MEJOR TERAPIA DE PAREJA


Si estás buscando una buena terapia de pareja, recurre a un psicoanalista, ya que el psicoanálisis estudia la sexualidad del hombre y de la mujer desde la parte inconsciente de la personalidad. Esto quiere decir que las relaciones de pareja están tocadas por mecanismos inconscientes donde la ideología familiar y social, determinan el modo de relacionarse una pareja. Desde el psicoanálisis se estudia que es la mujer con su sexualidad la que dirige la relación de pareja. Cuando hablamos de mujer y hombre, debemos hablar en relación al goce, entendiendo por goce el grado placer y displacer que producen las relaciones humanas. La mujer tiene una sexualidad determinante, ya que el goce en ella está tocado por la moral imperante. Esto quiere decir que la propia mujer es quien se censura a veces, lo mismo que el hombre, que ante una sexualidad abierta, exuberante, es capaz de reprimirla a ella porque el goce femenino produce cambios en la sexualidad masculina. El hombre tiene intolerancia al goce de la mujer y no tolera verla gozar, ya que según Freud, el complejo de Edipo en el hombre (relación de amor y odio que todo hombre tiene con su madre) determina el modo de relacionarse de él con ella. La mujer se tiene que dar cuenta, que para hombre, es antes el concepto de madre que mujer, por lo tanto, el hombre en toda mujer busca mas una madre que una mujer porque realmente, él no sabe qué es una mujer. De hecho, cuando las parejas comienzan a darse cuenta, en especial el hombre, que la mujer tiene sexualidad, que habla, que desea, que goza, que ambiciona, surge una intolerancia a “esa mujer” que cuando aparece, él puede llegar a rechazarla por intolerancia a un goce que él no controla pero que sobre él produce transformación. La mujer, por amor, suele someterse y también por goce sexual. Si ella se somete, le hace creer a él que es de su pertenencia y ya entramos en las patologías de la pareja. No es bueno someterse, para mantener el amor del otro porque mas tarde o mas temprano, del sometimiento se pasa al maltrato. ¿Y porqué maltrata el hombre a la mujer? Porque no acepta que hay en ella un ser deseante, una mujer humana, un ser mortal. Esto quiere decir que el reflejo del goce femenino, al hombre le hace darse cuenta que ese goce lo poseen las mujeres, de manera que si su mujer goza, su madre también gozó. Por normal general, cuando el hombre tiene un apego grande a la madre y no ha logrado resolver cierto enamoramiento inconsciente hacia la misma, esto tiene consecuencias en sus relaciones de pareja. Los maltratadores, absolutamente todos tiene un COMPLEJO DE EDIPO muy exacerbados. Son hombre que tienen un fuerte enamoramiento hacia la madre pero ellos no lo saben y toda la agresividad que tienen acumulada desde su mas tierna infancia hacia la madre por haber tenido relaciones sexuales con el padre, la descargan sobre la mujer. Por eso que cuanto mayor es el complejo de Edipo en el hombre, mayor es la posibilidad de que en la pareja, haya problemas.