sábado, 21 de abril de 2012

¿QUÉ ES EL DESDOBLAMIENTO DE LA PERSONALIDAD ? ( 2ª parte )


El yo, que es del orden de la conciencia, tiende a sintetizar todos su procesos mentales, a racionalizarlos, a tratar de apartarlos de la conciencia. Hace lo posible porque nada lo perturbe. Pero a veces, esta intención no es suficiente, porque algo se acaba imponiendo en forma de síntoma. El yo, toma conciencia de que hay algo en sí mismo que se le impone y no puede entender, ni la fuerza de aquello que se le impone, ni el modo de expulsarlo de la conciencia. El yo no comprende que junto a él convive un yo inconsciente, que es el origen de sus miedos, sus peleas, sus ambivalencias afectivas, etc… el yo inconsciente suele ser vivido como algo ajeno a uno mismo, cuando no deja de ser una parte del yo consciente. El “desdoblamiento de la personalidad” no es mas que la toma en la conciencia de nuestro yo inconsciente, que se está manifestando y que su manifestación es porque algo quiere decir. Sin embargo, sus manifestaciones suelen ser a veces absurdas, obsesivas, agresivas, carentes de sentido, pero, a ojos del psicoanálisis, son manifestaciones que tienen un lenguaje específico que debe ser desvelado. Es otro lenguaje el que nuestro yo inconsciente utiliza. Tras un pensamiento agresivo, puede hallarse un deseo sexual. Tras un ritual obsesivo, puede esconderse un afán de controlar algo que la persona no puede controlar. Un pensamiento de infidelidad, muestra la existencia de deseos que se hallan fuera de nuestro control moral. Es decir, que nunca debemos juzgar ni creer los pensamientos inconsciente que aparecen en nuestra conciencia porque nunca significan lo que insinúan significar. Tiene su lenguaje propio, que el psicoanálisis traduce exitosamente. El miedo a la locura, a que otro de nosotros haga algo que no podamos controlar, son miedos propios de la neurosis obsesiva mas que de la propia locura, donde el loco, por así decirlo, no tiene noción propia de su locura. Para él, todo lo que hace, le parece normal aún no siéndolo. No existe por lo tanto lo que se llama vulgarmente desdoblamiento de la personalidad. En todo caso, hay lenguaje del orden de la conciencia y lenguaje del orden de lo inconsciente. Aún entendiéndose, el significado nunca coincide con lo que muestra decir. Hay todo un complejo sistema de funcionamiento dentro de nuestra mente que hace que no comprendamos esta diferenciación de la parte consciente e inconsciente de nuestra personalidad. Nada mejor que los sueños para mostrar este “desdoblamiento de personalidad”. En ellos, somos capaces de realizar, llevar a cabo las mayores fantasías, que aún despiertos, somos incapaces de soñar. Y el hecho en sí de soñar, tiene la misma significación que los pensamientos o ideas absurdas que aparecen en la conciencia mientras estamos despiertos. Freud, llama a estos pensamientos o ideas “ ensoñaciones o fantasías diurnas” que tiene el mismo lenguaje de expresión que los sueños. Concluyendo, diremos que todos nosotros somos dos: el yo consciente y el yo inconsciente.