domingo, 24 de octubre de 2010

OTRA SANIDAD OTRA SALUD MENTAL

La salud mental sigue siendo uno de los talones de Aquiles de nuestra Sanidad. Cada día son mas las personas que sufren de depresión, angustia, fobias, celotipias, ansiedad y ciertos trastornos de la personalidad que acaban por alterar o invalidar aspectos de su vida normal. La concepción que se tiene aquí de la enfermedad mental es orgánica y ambiental. Sin embargo, los antidepresivos no curan el estado de tristeza y tienen recaídas. Los ansiolíticos no logran calmar los estados de ansiedad sino al precio de perder el estado de conciencia. Los trastornos obsesivos, las fobias no tiene curación con medicación porque su causa no es orgánica, sino psíquica. Y cuando digo psíquica hago referencia a los estratos profundos de la personalidad, establecidos y creados a base de palabras durante el proceso de la educación. Los estudios que ha llevado a cabo el psicoanálisis demuestran que la educación siempre es imperfecta. Faltan elementos que al niño no se le dan y esto hace que el desarrollo de la personalidad tenga fallos, fisuras por donde la persona hará aguas. Sin una concepción más profunda y respetuosa de cómo está estructurada la personalidad, difícilmente se podrá entender el mecanismo de la enfermedad mental. Si a esto le sumamos que la enfermedad no deja de ser un negocio para los laboratorios, que cada día inventan enfermedades nuevas para vender, nos hallamos en un punto de no retorno. Hacia dónde vamos? Desde mi punto de vista hacia un colapso social. En menos de diez años, el porcentaje de personas con alguna dolencia mental será tan alto que el trabajo se resentirá porque cada día hay mas personas con dolores del alma que cogen una baja laboral. Una buena Sanidad pasa por mejorar el aspecto mental de sus pacientes. Medicación y mas medicación no es mejorar la Sanidad.