domingo, 26 de septiembre de 2010

LA CURACION DE LOS TRASTORNOS MENTALES ES POSIBLE CON PSICOANALISIS

Numerosas personas en la actualidad están bajo el efecto de medicación psiquiátrica por padecer ansiedad, depresión, por dificultad, para dormir, para soñar, para amar, para desear, para vivir, etc… Sin embargo, no se curan. Pastillas y mas pastillas y no pueden entender la causa de su tortura psicológica. La medicina tiene claro el origen y la causa de las perturbaciones físicas pero de las perturbaciones del alma, no puede dar cuenta de ello. Habla de síntomas: está deprimido, pero no dice el origen. Tiene ansiedad pero no sabe por qué. No puede amar, no se sabe la causa. Ha perdido el deseo sexual, se desconoce dónde ha ido a parar. Tiene crisis de pánico y miedo a la ciudad, se desconoce la causa. Así, una por una, podríamos ir citando todas las enfermedades mentales, que salvo entre un 1 y 5 %, se puede encontrar una causa orgánica. Y el 95 % restante, su origen está en la discordancia entre la parte inconsciente y consciente de la personalidad. Todas las personas, durante el día están pensando, fantaseando, alucinando despiertos, viviendo películas que casi nunca se corresponden con la realidad. Tal es así que se puede llegar a vivir lo que se piensa como real y de ahí, la discrepancia que puede haber entre la razón y la inconsciencia. El hombre es una máquina de fantasear y de imaginar. Lo que no conoce lo inventa o lo imagina. Y de ahí su fatalidad. Hay una búsqueda continua en todo ser humano de una explicación para lo que se desconoce. Cuando no se sabe, el hombre busca su respuesta y si no la encuentra, la fantasea. Esto lleva a estados incomprensibles del pensamiento que hace que la personalidad se vuelva extraña para el propio individuo. De esta manera, el hombre puede llegar a sentirse extraño a sí mismo, hasta ser incapaz de controlar sus propios pensamientos, lo cuales puede llegar a vivir como extraños e imperantes a su razón. Esta lucha, a veces agotadora es la que debilita la mente humana. Cuando el hombre no conoce el funcionamiento de su mente, con total seguridad acabará sufriendo los efectos de dicho desconocimiento. El psicoanálisis viene a poner en contacto la parte inconsciente de la personalidad con la conciencia y de ahí, su eficacia terapéutica. Frente al desconocimiento, lo mejor es el conocimiento. Se enferma porque se desconoce. Sólo el conocimiento, calma y cura.