lunes, 26 de julio de 2010

LA REFORMA EN LA EDUCACION

Si en algo hay que cambiar la educación, habría que pensar en la formación de los educadores. Los profesores, maestros, desconocen el funcionamiento del aparato psíquico. Tal es así que no logran comprender la mayoría de los procesos psíquicos que muestran los alumnos. La agresividad, la apatía, el desinterés por el estudio, la falta de compromiso, la incapacidad para pensar un futuro, son algunos de los muchos síntomas que muestra el alumnado en nuestro país. La tasa de fracaso escolar cada día es más alta. Para empezar, nuestros educadores no disponen de elementos suficientes para entender, comprender y saber gestionar las múltiples manifestaciones de la personalidad de sus alumnos, lo cual les lleva a un nivel de estres y rechazo hacia los mismos. Un educador debe saber el funcionamiento de la mente. El desconocimiento genera prejuicios, malos pensamientos y una lectura equivocada de la realidad. De ahí que muchos profesores sientan rechazo por su trabajo y adopten posturas defensivas hacia sus alumnos. Esto multiplica la agresividad y acaba generalmente en agresiones. Con respecto a los alumnos, es necesario que dentro del estudio se incluya la enseñanza del psicoanálisis. Los jóvenes y adolescentes, enferman, fracasan por desconocer sus propios principios psíquicos. Si se conocieran mejor así mismos, sufrirían menos y comprenderían muchas de las cosas que les pasa y que les hace vivir su vida de estudiantes con ingratitud y falta de deseo. Basta ya de negar un conocimiento al cual tienen derecho todas las personas de adquirir. Un conocimiento de la psiquis evitaría el fracaso escolar y los fracasos de la vida. Si queremos una nación fuerte y poderosa, debemos empezar por lo pilares, que son tener una población de jóvenes sanos. Si algún día llego a ser Ministro de Educación, la reforma que haría en la enseñanza pasaría por aplicar el conocimiento del psicoanálisis a profesores y estudiantes. Se salvarían muchas vidas.