martes, 6 de abril de 2010

LA TRISTEZA NO SE CURA CON PASTILLAS

Hoy leí un reportaje que decía que la tristeza se cura con pastillas. Bueno, debemos parar ya con tanta negación de la parte inconsciente de la personalidad que la mayoría de los psiquiatras y psicólogos ni la estudian. La tristeza, es un sentimiento común, como los celos, el amor, la envidia, el odio. Como sentimiento tiene un lugar de producción que es en la parte inconsciente de la personalidad y responde a situaciones que la persona no puede pensar o elaborar. ¿ Desde cuando una pastilla va a cambiar los recuerdos del pasado de la relación vivida con los padres, o las decepciones amorosas, la muerte de amigos, seres queridos.? La tristeza no la entiende nadie porque la tristeza no es por los acontecimientos vividos, sino por los acontecimientos futuros, donde la persona que siente tristeza, realmente de quien siente tristeza es de ella misma, porque cuando se muere alguien querido o se pierde un amor, un trabajo, un ideal, etc., el dolor que se siente es porque viene a recordar al sujeto que nada dura eternamente, ni siquiera él mismo y de ahí viene su tristeza. La persona cuando llora, se llora a sí misma, porque sabe que algún día, llevará su nombre y apellido y todo concluirá. Por lo tanto, ¿ una pastilla es capaz de resolver el conflicto que toda persona tiene con su propia muerte.? Evidentemente no. El miedo, el temor, el terror a la muerte, solo se puede resolver psicoanalizando las relaciones que dicha verdad tiene para la vida de esa persona, ya que se tiende a disfrazar la propia muerte viviendo como si nunca fuéramos a morirnos. Sin embargo, por mucho que nuestra mente niegue la muerte, la realidad, siempre llama a nuestra puerta. Y si se nos muere la madre, el padre o un hijo, esa muerte tan cerca, nos viene a señalar que también nosotros nos vamos a morir y de ahí viene la tristeza. A ver si de una vez por todas, estudiamos más la parte inconsciente de la personalidad y nos dejamos de elucubraciones que vienen a negar esta realidad: todos nos vamos a morir. La diferencia, está en el modo de aceptarlo. Así viviremos mejor o peor. Gracias.

1 comentario:

GLORIA dijo...

Completamente de acuerdo, las pastillas solo adormecen el sentir fisico, no resuelven el conflicto. Ponen al sujeto en un estado de ausentismo ante su situación. La manera mas eficaz es el analisis, desde donde se enfrenta a su falta y se trabaja su narcisismo, entre otras muchas cosas.
Atte. Psic.Gloria Gálvez.