domingo, 17 de enero de 2010

PROBLEMAS DE FAMILIA

La familia, es el primer modelo de estructura social para el individuo. Podemos decir que los padres son el primer acercamiento a la ideología de lo que piensa un hombre y una mujer. Lo cual no quiere decir que se corresponda exactamente con lo que tiene que ser un hombre o una mujer. El niño, dentro de la familia, se identifica y copia todo aquello que ve. De esta manera, va desarrollando su manera de pensar, de amar, sentir, pero siempre en relación a lo aprendido dentro de la familia. La relación con los padres y los hermanos, es tan importante, que puede condicionar el desarrollo psicoemocional de una persona. De hecho, los problemas que tienen muchas personas a la hora de relacionarse con otras personas, guarda relación con el modo en que se establecieron sus relaciones familiares. El nacimiento de un segundo hermano, por ejemplo, puede llevar a un estado de celos tan grande que una persona puede condicionar su manera de relacionarse con el mundo por la existencia de unos celos inconscientes. Los celos, por ejemplo, también surgen hacia el padre y la madre. Muchos niños, durante la infancia o la adolescencia, tienen un apego muy grande hacia la figura de uno de los progenitores y hacia el otro, mantienen una relación tensa y hostil, que en el fondo no deja de ser más que celos. La rivalidad entre hermanos varones o con el padre, así como la de hijas con las madres o hermanas, son una manifestación de la existencia de los celos o del sentimiento de propiedad. Cuando no se supera esta etapa, es fácil que esa persona manifieste en sus relaciones personales, el mismo sentimiento de celos o posesión que experimentó en su etapa infantil o adolescente. También es muy importante cómo se han relacionado los padres entre ellos, porque del modo de relacionarse, el niño también lo copiará de manera inconsciente. No nos olvidemos que los niños, se identifican a los padres tanto en lo bueno como en lo malo, por esta circunstancia, es fácil acabar pareciéndose a todo aquello que uno mismo rechaza dentro de su propia familia ( CONTINUARÁ )