viernes, 25 de septiembre de 2009

PENSAMIENTOS OBSESIVOS EN EL TOC

El trastorno obsesivo compulsivo a parte de los rituales habituales: contar los coches, sumar todos los números al alcance de la vista, lavarse las manos etc, podemos encontrar cierto tipos de pensamientos que son más frecuentes de los que el paciente cree. Hablamos de los pensamientos asesinos. Con frecuencia nos encontramos a la madre que a la vista de un cuchillo o de unas tijeras, se le pasa por la cabeza lastimar, atacar, o herir a sus seres queridos. Semejante idea le hace coger miedo a ciertos enseres de la cocina por temor a llevar a cabo dichos pensamientos. También podemos encontrarnos ideas suicidas, tales como lastimarse con un cuchillo, arrojarse por una ventana o al vagón de metro cuando entra en la estación. Algunos pacientes con TOC tienen pensamientos de blasfemar en voz alta, dentro de la iglesia o lugares públicos hacia la figura de Dios, el Papa o el Presidente del gobierno. A muchos pacientes, también le viene pensamientos lascivos de hacer el amor en vías públicas o al ver alguien hermoso se les representan pensamientos de agresión sexual. Todos estos pensamientos guardan relación con la causa inconsciente del TOC que hasta que una persona no se psicoanaliza, no lograr encontrar el origen de todos estos pensamientos que tanto asustan al enfermo.
Volvemos a señalar que el TOC tiene su origen en la infancia o comienzo de la adolescencia para aflorar en el inicio de la temprana edad adulta. La relación entre el TOC y la educación familiar es íntima y determinante. Así como las relaciones con las figuras paternales y maternales.
Es importante aclarar que el TOC no se cura con medicación. La medicación no sirve para parar estas representaciones o pensamientos obsesivos de asesinatos, violaciones, blasfemias etc. El TOC es una patología que está montada sobre una desviación de la educación infantil y hasta que no se logra arreglar esa parte desviada de la infancia no se logrará curar el TOC