miércoles, 5 de agosto de 2009

¿ TIENES UN HIJO PROBLEMATICO ?

Nos encontramos en un momento social muy delicado para los hijos. Las drogas son fáciles de conseguir- alcohol, marihuana, otros- para los jóvenes, porque estamos viviendo en una cultura destructiva. Es más fácil que un hijo rebelde o agresivo, caiga en el uso de drogas que uno que no lo es. Generalmente, estos hijos suelen tener un cambio de actitud en el comienzo de la adolescencia y edad adulta, mostrándose con una actitud más rebelde y desobediente hacia la figura de los padres. Todo hijo problemático, tiene un patrón de personalidad mal constituida, de manera que debe revisarse los aspectos de la infancia y los problemas familiares que pueden haber influido en el desarrollo de dicho trastorno de la personalidad. Es frecuente ver, que los hijos a veces son la tapadera de los problemas de los padres, los cuales, en vez de resolverlos, los tapan, desviando su problema hacia un hijo problemático. Tengo ejemplos que pueden horrorizar, como el de una madre, que le conseguía la droga a su hijo e incluso ella misma se la pinchaba. En ningún momento, ella puso de su parte para que el hijo se curara. Esto le permitía tener centrada su atención en su hijo y no en los problemas que tenía con su marido. Y como este ejemplo hay muchos más. Luego están los hijos cuyos padres han sido muy permisivos. Esto a la larga también acaba trayendo problemas. La cuestión es si debemos llevar a un hijo problemático a recibir un tratamiento. La respuesta es sí, porque con el tiempo, el problema seguirá desarrollándose. Y no hagan como hacen algunos padres: llevarlos para que mediquen a sus hijos, para que se queden atontados y así no den problemas, porque a la corta, acabará siendo un problema mucho mayor. Es decir, para que un hijo problemático se cure, los padres necesitan también apoyo psicológico y cuando los padres no quieren recibirlo, es que no quieren que se cure el hijo.